Diseño web y desarrollo interactivo

Landing, E commerce, UX, UI, SEO, responsive design, buzz marketing, leads, diseño interactivo, web …


Existen gran diversidad de canales y plataformas que han surgido en el entorno digital, que empujan a las marcas al diálogo con sus potenciales consumidores, con lo desafiante y a la vez atractivo que eso resulta. Los consumidores pueden establecer comunicación directa con ellas. Ya no son consumidores. El cliente de toda la vida, pasa a ser interlocutor en esta nueva era. Y tiene opinión y los medios para poder expresarla.

Internet llegó para cambiarlo todo.


Ahora el éxito o el fracaso de una marca ya no reside únicamente en sus cifras de ventas o se mide en unidades monetarias. Ahora también depende de su posición en un buscador o se calcula en número de likes, comentarios y shares. Un tuit desafortunado puede dejar la reputación de una marca por los suelos y las métricas de Google Analytics tienen un papel protagonista en la definición de las estrategias de negocio.


Una “buena presencia” online ahora es vital. O eres cool en el ciberespacio o estás condenado al más cruel de los ostracismos.


Nuevas terminologías, nuevas metodologías y nuevas fenomenologías que se han ido implantando en paralelo a nuestra historia: 20 años de trayectoria común, en los que hemos ido aprendiendo y desaprendiendo juntos.

Diseño web y desarrollo interactivo

Landing, E commerce, UX, UI, SEO, responsive design, buzz marketing, leads, diseño interactivo, web …


Existen gran diversidad de canales y plataformas que han surgido en el entorno digital, que empujan a las marcas al diálogo con sus potenciales consumidores, con lo desafiante y a la vez atractivo que eso resulta. Los consumidores pueden establecer comunicación directa con ellas. Ya no son consumidores. El cliente de toda la vida, pasa a ser interlocutor en esta nueva era. Y tiene opinión y los medios para poder expresarla.

Internet llegó para cambiarlo todo.


Ahora el éxito o el fracaso de una marca ya no reside únicamente en sus cifras de ventas o se mide en unidades monetarias. Ahora también depende de su posición en un buscador o se calcula en número de likes, comentarios y shares. Un tuit desafortunado puede dejar la reputación de una marca por los suelos y las métricas de Google Analytics tienen un papel protagonista en la definición de las estrategias de negocio.


Una “buena presencia” online ahora es vital. O eres cool en el ciberespacio o estás condenado al más cruel de los ostracismos.


Nuevas terminologías, nuevas metodologías y nuevas fenomenologías que se han ido implantando en paralelo a nuestra historia: 20 años de trayectoria común, en los que hemos ido aprendiendo y desaprendiendo juntos.

Se trata de crear experiencias.

Se trata de crear experiencias.

UI y UX

El diseño de Interfaz de Usuario (User Interface) y de Experiencia de usuario (User eXperience) emergen para erigirse como los principios fundamentales para la creación de cualquier producto que viva en el universo digital.

Todos los días sin excepción interactuamos con una interfaz. Ya sea en un coche de camino al trabajo, para comprar un billete de metro, al acceder a la bandeja de entrada de correo electrónico, marcar el tiempo de calentado en un horno microondas, al sacar dinero de un cajero… No nos damos cuenta pero vivimos rodeados de sistemas con los que interactuamos (en nada seremos replicantes). El lugar, la representación visual, táctil o fonética en la que esta interacción tiene lugar, es la interfaz.

La Experiencia de Usuario es todo el trabajo que se realiza para que el usuario tenga la sensación de que, cada vez que está frente a un producto digital concreto, tiene el control y todo es reconocible, intuitivo y usable para él.

En ambos casos, sin la U no hay nada. Sin Usuarios, no hay ni UI, ni UX. Por eso es en ellos en los que tenemos que poner el foco cuando estemos trabajando en la creación de un producto digital.

Fácil de usar y fácil de recordar.

Así es un producto digital de éxito. Así conseguimos reforzar la identidad de marca en el entorno digital: creando productos visualmente actractivos y consistentes y diseñando comportamientos construidos sobre la simplicidad.

Las experiencias digitales que creamos no sólo son cortoplacistas y se concentran en el preciso instante en el que usuario y marca entran en contacto en un entorno digital, sino que construyen a medio largo plazo. Y es que nuestra voluntad no es sólo tener un usuario con el que establecer una relación fluida (lo cual es una panacea) sino hacer que ese usuario, cual Transformer, acabe convirtiéndose en un cliente.

 
Estrategia digital

Hoy en día, disponer de uno o varios productos digitales sólidos y consistentes es un requisito sine quae non para las marcas. Pero además, debe estar optimizado para que se pueda adaptar a los continuos cambios de este entorno y que los resultados de negocio acaben siendo favorables. Eso no es factible si previamente no ha habido una inmersión total en el cliente y en el proyecto y si no se ha construido una estrategia de partida.

Las marcas buscan una identificación de su público objetivo con su universo y su producto o servicio. Y eso pasa sea cual sea el medio que utilicen para comunicarse. Sin embargo, en ningún otro medio se establece un contacto tan directo y bidireccional como en los entornos digitales. ¿Cómo hacer que un click genere conversión? ¿Cómo lograr que un mensaje construya engagement? ¿Captación o fidelización? ¿Qué producto digital necesito? ¿Qué plataforma es la que me va a permitir alcanzar mis objetivos en mayor grado y con la menor inversión posible?Conseguimos dar respuestas a todas las preguntas que surgen cuando una marca se plantea la creación de un producto digital y somos capaces de proponer objetivos realistas y factibles a corto, medio y largo plazo porque sabemos dibujar una minuciosa estrategia digital y controlamos las herramientas de medición que nos permiten monitorizar resultados fácilmente desde el primer minuto.

La importancia de contar con una estrategia de marketing digital en tu empresa.


Contar con una estrategia de marketing digital se ha vuelto imprescindible para poder defenderse y crecer en un mercado cada vez más colapsado por distintos negocios pero que, a su vez, ofrece más oportunidades que en ningún otro momento. Da igual el tamaño de una empresa y la capacidad económica de la que disponga, desarrollar un buen plan de marketing online es suficiente para que sufra un crecimiento considerable en su conocimiento y en su número de ventas.

El marketing es la mejor manera de mantener una buena comunicación entre la marca y los usuarios